1175x400

Botas de esquiar - Guía para elegirlos y el confort

Nuestro equipo de profesionales del esquí han elaborado una detallada guía, para ayudarte a elegir entre los productos que más se te adapten en técnica y estilo.

Las botas de esquiar son la parte del equipo más importante a tener en cuenta y su elección requiere que le dediques tiempo y energía . Por eso, asegurate de esquiar con las botas adecuadas y que aporten la correcta transmisión entre botas y esquís para que tus movimientos sean fluidos y puedas dirigirlos con precisión. La carcasa de las botas de esquiar está hecha de plástico rígido, por eso a  veces, notamos una posible sensación de incomidad a la hora de adaptar los píes a la forma de las botas. El objetivo es que puedas escoger las más cómodas y seguras para ti.

Aquí tienes algunas características a tener en cuenta a la hora de tu elección:

Nuestros píes son únicos, por lo tanto no hay una fórmula mágica para hacerte con las botas de esquiar más cómodas. Las dimensiones, las formas, la flexibilidad de las botas ideales varían dependiendo del nivel, las pretensiones, la altura y el peso, la frecuencia de uso, y otros factores más. Las botas de esquiar nunca serán tan cómodas como unas zapatillas de paseo por lo que no se puede ir buscando tal sensación. A la hora de elegirlos, tener en cuenta que la espuma del acolchado interior se comprimirá con el uso, entonces la sensación de opresión de la bota nueva se ensanchará a los pocos días de esquiar.

Medida de las botas de esquiar

Las botas de esquiar se miden usando la escala Mondopoint. Esta medida tiene en cuenta la longitud del pie en centímetros, pero se efectua de forma correcta teniendo en cuenta el punto más largo de la longitud. Para dar con la medida exacta Mondopoint, marcar la huella de vuestro píe en un cartón sujetando el rotulador en vertical contra el píe y marcar el contorno, una vez hecho esto, medir desde el talón al dedo más largo (que no siempre es el dedo gordo del píe), después redondear la medida al medio centímetro más cercano. Por ejemplo, si el píe mide 26,3 cm, la dimensión en Mondopoint será 26 ½. 

Probar las botas de esquiar (y después usadlas) con un calcetín fino. La sensación de que el calcetín más grueso es más cálido es irrelevante ya que la carcasa de plástico de la bota y la espuma son muy aislantes, mientras que el espesor del calcetín puede disminuir el control y la respuesta de esquí. Normalmente los esquiadores expertos usan calcetines finos para tener un máximo control.

Esquiador debutante/intermedio

Tienes que elegir las botas de esquiar teniendo en cuenta las medidas Mondopoint, aún si las nota estrechas. Tener en cuenta que el acolchado interior da de si después de un par de usos, otorgando más espacio en el interior de la bota.

Esquiador intermedio/avanzado

Se tiene que tener en cuenta las medidas como en el anterior caso, orientándose que las botas tengan una flexión más rígida respecto a los principiantes. En esta categoría aconsejamos tener en cuenta la anchura de la bota eligiendo aquellas que ofrezcan una perfecto ajuste.

Esquiador avanzado/experto

A veces prefiere botas más pequeñas a las de su medida Mondopoint, aportándole mayor precisión. El tipo de flexión va de rígida a muy rígida. Para no sacrificar en comodidad es aconsejable preguntar a un experto que adapte la forma interna usando la técnica "bootfitting".

Cómo medir una bota nueva

Notar una ligera presión sobre los dedos de los píes más largos después de cerrada la bota, indica, normalmente que hemos dado con la talla adecuada.

Si la bota os parece estrecha, probad a cerrar las fijaciones superiores y flexionar al máximo la rodilla hacia delante y cargando todo vuestro peso. Este movimiento desplaza el talón hacia la punta de la bota proporcionado un mayor espacio en la parte anterior.

Controlar bien la adpatación del acolchado: sacarlo fuera de la carcasa de la bota y provarlo en el suelo para saber la presión que aguanta la punta. En este caso, podéis preguntar asesoramiento a un “bootfitter”. Pensad que si es una bota demasiado pequeño siempre podrá dar de sí, pero es imposible que esto ocurra con uno demasiado grande.

Shell fit

Para medir la longitud del acolchado interno de la bota se adapta un método llamado Shell Fit. Esta medida requiere que se elimine la carcasa de la bota. Metiendo el píe en la carcasa vacía se desliza hacia adelante hasta que los dedos toquen contra la carcasa.

Controlar la distancia entre el talón y la parte trasera de la carcasa – normalmente con la mano o con un trozo de madera- el hueco de un dedo- un dedo y medio va bien ( claro que la aproximación de la medida del dedo varía de una persona a otra). El avance de más de dos dedos en la bota indica que es demasiado grande.  Por debajo de un dedo se acpeta solo para botas de carrera, que se usan durante un corto periodo de tiempo.

Nota: no se fabrican carcasa de medías tallas, por lo tanto botas del 26 y 26  ½ tendrán la misma carcasa. La diferencia entre las 

 

Flexibilidad

El índice de flexión (o flex) cuantifica el esfuerzo necesario para doblar la bota hacia adelante. El índice de flexibilidad  determina la distinción entre distintas categorías muy suaves a muy rígidas ( de carrera). Normalmente se índica por un número comprendido entre  (suave) hasta a 130 (muy rígido), situado en la parte externa de la bota. No existe un método estandar para indicar la flexibilidad, y el flex 100 de una casa no será igual al flex 100 de otra. Se consideran como indicadores no como determinates.

Clasificación flexibilidad en botas de hombre

Nivel debutante/ intermedio Intermedio/avanzado Avanzado/experto Experto/ Atleta profesional 60-80 85-100 110-120 130+efecto suave, rígido muy rígido.

Para las botas de hombre aconsejamos:

  • si el nivel es debutante/intermedio: flexión de 65 a 80
  • si el nivel es intermedio/avanzado: flexión de 90 a 100
  • Nivel avanzado/experto gama 110-130

Las botas de carrera más rígidas son regulados entre el 140 y el 150, no es lo normal entre las necesidades de los esquiadores, sino que es sólo para el caso de los esquiadores de nivel profesional.

El tipo de terreno, la velocidad y el tipo de nieve cumplen un rol a la hora de elegir la flexibilidad óptima. Nieve variable y terrenos muy rígidos necesitan de más movimiento, mientras que en superficies duras, lisas y uniformes (pistas de carrera) necesitan de botas con una flexión más rígida.

El gusto personal y las características físicas son igual de importante. Un atleta profesional puede sentirse cómodo con unas botas medio rígidas, mientras que algunos esquiadores expertos prefieren una flexión más suave a una más rígida. Depende del estilo de esquí que tienen.

  • Pro Freeride e Big Mountain:  prefiere una bota más suave
  • World Cup:  orientado a una bota más rígida.
  • Pro Park:  Elige el más suave.

También la altura y el peso son factores que inciden en la elección de la flexión. Quien es bajito y delgado, se verá en dificultad con una carcasa muy rígida, mientras que quien es alto y robusto puede  sentirse cómodo con una bota más rígida, aún siendo un debutante. Son factores a tener en cuenta si se es más bajito o alto que la media.

Desde el momento que las mujeres tienden a tener menor masa corporal en relación a la altura y los píes más pequeños en relación a los hombres, los valores de flexibilidad son ligeramente inferiores.

Clasificación de flexibilidad en las botas de mujeres

Nivel debutante/ intermedio Intermedio/avanzado Avanzado/experto Experto/ Atleta profesional 60-80 85-100 110-120 130+ Effetto Morbido Medio Rigido Molto rigido

Forma

La longitud de la bota no es la única medida a tener en cuenta. La forma del acolchado interior es una variable a tener en cuenta.

La mayor parte de los fabricantes propone dos o tres modelos distintos con formas a estudiar para adaptarse a los distintos tipos de píes.

Generalmente, las formas se distinguen en : corta, media y larga basándose en la anchura de la planta del pie (diagonal entre la metatarsi)

Caña corta

La forma corta por lo general presenta una anchura en el píe de 97mm / 98 mm, y va bien para personas con los píes finos.

Caña media

La forma media recoge una anchura de los píes alrededor de 100mm. Estas botas generalmente se adaptan mejor a la mayoría de los píes.

Caña larga

La forma larga se adapta a esquiadores con los píes amplios o tobillos gordos. La anchura de los píes esta entre los 102mm y 106 mm.

 

La anchura que normalmente se elige para los zapatos os orientará a entender cual es vuestra tipología de antepíe. Píes con anchura A o B se adpatan mejor a botas de formas corta, si la anchura es C o D se adapta la forma media. Esquiadores con píes de anchura E o más ancha tendrían que buscar botas con forma ancha.

La longitud y la anchura no son estandares entre los distintos fabricantes. Cada uno adopta una fórmula propia para determinar las dimensiones internas de la carcasa, pero las medidas indicadas ofrecen una buena guía general.

Píes anómalos, como juanetes, espolones óseos, dedos muy largos o prominencias óseas que no están en “la media” en términos de dimensión o presentan una ubicación particular pueden ocasionar problemas de adaptabilidad. En vez de comprar una bota de una talla más grande a la vuestra os aconsejamos que os pongáis en contacto con un boofitter experto, quien podrá modificar las botas en base a la característica individual.

Volume e alteza del empeine

El volumen del píe, normalmente es proporcional a la anchura del antepíe. Las botas con una horma estecha tiene menos volumen entre el metatarso y el talón, en cambio las botas con una horma larga tienen más espacio en el intrior de la carcasa.

Los fabricantes no indican el volumen, por lo que la mejor manera para entender si va bien con vuestro píe es probarla. La altura del empiene (el área ósea en la cima y ligeramente saliente de vuestro píe) es una característica clave.

El empiene es una zona sensible de nuestro cuerpo, por lo que cuando nos ponemos unas botas unos 10/15 minutos notamos si existe alguna incomodidad entre ellas y nuestros píes.

Las botas demasiado estrechas en el empeine son difíciles de modificar a diferencia  si esto ocurre que la estrechez se encuentre en la planta, por lo que tenéis que prestar atención especial a esta parte del cuerpo cuando os probéis las botas de esquiar.

Forma del gemelo

Especial atención a los cierres superiores que no sean demasiado estrechos si se han regulado las posiciones a la máxima.

La mayoría de los fabricantes hace botas para mujeres con un diseño adaptable al gemelo, un muchos modelos ofrecen una carcasa regulable.

Inclinación y ángulo del puente

Las botas de alpinismo, normalmente tienen un ángulo fijo inclinado hacia delante entre los 12 y 18 grados de la vertical.

La mayoría de las botas refleja el cambio en la técnica hacia un estilo más erguido donde presenta una menor inclinación y presenta algunas posibilidades de ajuste: instalar o retirar un alerón o espesor en la parte posterior de la pantorrilla.

Las botas de esquí alpino presenta, de forma general, dos niveles posibles de inclinación.

1175x400

Nivel del esquiador

Para poder personalizar la forma, la flexibidad y las característica a tener en cuenta en la elección de las botas de esquiar que mejor se te adapten, te recomendamos tener presente la tabla de abajo donde se detalla la habilidad, estilo, velocidad y tipo de terreno.

Habilidaddebutante/intermedioIntermedio/avanzadoAvanzado/experto
EstiloprecavidoNivel medioseguroAgresivo
RapidezLentoMedio/rápidoMuy rápido
Terreno

Terreno batido

Parque y Pipe

Terreno batido/fuera-pista

All Mountain Park y Pipe

Fuera pista/riscos

Pendientes pronunciadas

Esquiador debutante/intermedio

Si prefieres esquiar en un terreno preparado (pistas azules y verdes), si aún estás practicando los virajes y piensas en como se hace cada paso, progresas adecuadamente, la mejor opción es una bota suave, con flex medio con unas medidas que te den seguridad y comodidad para todo el día.

Nota:  si un esquiador debutante pasa mucho días en las pistas, en menos de una temporada puede alcanzar el nivel de intermedio.

Esquiador intermedio/avanzado

¿Os gusta variar de velocidad y condiciones, incluidos terrenos pronunciados e irregulares, pedís una mayor precisión y control a vuestras botas de esquí ( usais las pistas azules y alguna negra)?

Si habéis alcanzado un control completo con los esquís sobre las pistas batidas y queréis experimentar en fuera pista tenéis que buscar botas con flex medio y una media que sea bastante aderente para que os facilite un control eficaz en cada momento.

Esquiador avanzado/experto

Esquiáis en todas las condiciones con total seguridad y pasáis con facilidad de las pistas batidas a los senderos de fuera pista en cualquier condición de nieve: fresca, suave, hielo y dunas.

Os aconsejamos que compréis botas con flex de rígido a muy rídigo y que sean aderentes y estrechas.

Los esquiadores expertos a veces cogen una talla menor, a este tipo de esquiadores aconsejamos que se asesoren con  un bootfitter para que las botas sean más cómodas. (Nota: los esquiadores de nivel avanzado que usan normalmente el Park&Pipe prefieren normalmente una flexión suave y una forma más ancha para sus botas)

 

Otras características

Para mejorar el rendimiento de las botas de esquiar los fabricantes se centran en otras características como el confort y la facilidad de uso, hacen exclusivos sus productos.

Acolchado

El acolchado es la parte suave, extraible del interior de la bota que protege y aisla el píe de la carcasa. Algunas botas llevan acolchados térmicos a medida, que puede ser moldeado directamente desde el pie del propietario (que se calientan y hechas para enfriar el pie).

Carcasas moldeables

Los fabricantes de las casas Salomon ( Custom Shell) y Atomic (Memory Fit) ofrecen carcasas externas que se pueden personalizar, moldear al propio píe (con la misma técnica que los acolchados). Este proceso va muy bien si se tiene que cambiar la forma de la carcasa de una bota demasiado estrecha, pero este cambio sólo se puede hacer en una tienda especializada.

Power Strap

Indica el cierre de velcro de la parte superior de la caña de la bota (en algunas botas los cierres son mecánicos). Esta correa se aprieta para aumentar la transmisión y control de energía, que actúa como un cierre adicional y tiene una amplia gama de ajustes para reducir la brecha entre la pierna y la bota.

Cierres regulables

La mayoría de las botas de esquí para adultos vienen con cierres ajustables sobre la base de un conjunto de dientes (es la pieza con las muescas en el que el cierre se ataca). Normalmente, los cierres se pueden mover con una llave Allen para seleccionar entre las distintas opciones. En algunos casos es posible usar el taladro de plástico para mover los dientes.

Cierres micro-regulables

Permiten tener medidas exactas. Las micro-regulaciones acorta o alarga la medida y os permitirá regular con precisión las dos partes.

Alineación de la pierna

Hay muchas botas de esquiar que tienen la posibilidad de regular el ángulo superior para que se adapte al ángulo de la pierna, esta regulación importa si la alineación de la pierna de forma natural, distribuye el peso de forma desproporcionada en el interior como en el exterior del esquí.

Spoiler posterior

Es una cuña desmontable que está situada  entre el acolchado interior y la cáscara de detrás de la pantorrilla. Tiene dos funciones: aumenta la inclinación hacia delante unos pocos grados y llena el espacio en la parte superior de la bota para reducir la diferencia entre la pierna y la carcasa. Válida  para los esquiadores que necesitan inclinarse hacia delante o para esquiadores con las piernas muy delgadas.

Plantillas

La plantilla se encuentra en el interior del acolchado y es la plataforma donde se apoya el píe. La mayoría de las plantillas ofrecen poco apoyo para el borde del píe. Recomendamos comprar una plantilla que se pueda colocar en la parte posterior. Se venden plantillas que se pueden recortar para ajustarla a tu número de píe. Las plantillas ayudan a paliar la sensación de incomodidad.