1175x400

Cascos - guía para la compra y guía de tallas

Nuestro equipo de profesionales del esquí ha elaborado una detallada guía, para ayudar a los clientes a la hora de elegir de manera exclusiva y detallada los productos acordes con su técnica y estilo practicado.

El casco no solo aporta protección contra el frío mientras uno desciende con los esquís o el snowboard por las pistas, también previenen de los golpes y posibles lesiones en la cabeza – literalmente- puede salvarte la vida. Hay distintos tipos de casos, diseñados para combatir el frío más o menos extremo, para albergar las máscaras de esquí y certificados en grado al nivel de protección ofrecida. Cuando bsuques un casco tienes que considerar lo siguiente: 


Talla y medida

Consejo sobre la medida de la cabeza

Tomar un metro de plástico y colocarlo envolviendo la cabeza a un 1 cm de distancia entre las cejas y las orejas. Si la circunferencia de tu cabeza es de 56 centimetros, se elegirá un casco de medidas de 56 centimetros o medio (55-58cm)

Si no tienes a mano un metro de plástico usa una cuerda o cadena y colócala alrededor de la cabeza, después mide la cuerda.

Prueba el casco

Una vez hayas recibido el casco, pruébalo. Tienes que sentirlo cómodo. Un casco que se acopla bien tiene que estar sujeto alredor de la cabeza y que no se mueva. No tienes que notar ningún hueco entre el casco y tu cabeza. También presta atención a cualquier presión que pueda causar dolor.

Prueba de sacudida

Prueba a sacudir la cabeza con el casco puesto. Si el casco “baila” moviéndose de la cabeza quiere decir que es demasiado grande. Prueba ahora con las manos a apartar el casco a derecha e izquierda. Tienes que notar que el cuero cabelludo se mueve con el casco. El cierre de la hebilla con la barbilla no involucra en la elección de la medida del casco, pero prueba la regulación de la largaria de modo que resulte firme y cómoda.

Medidas

Si notas que no entra o que no la cubre toda, quiere decir que el casco te viene pequeño. Recuerda que el casco tiene que ser cómodo ya que lo llevarás puesto todo el día.

Si todo encaja quiere decir que el casco tiene las medidas perfetas para tí, ya ¡estás preparado para afontar con seguridad tus días en la nieve!

Adaptar la máscara

La máscara se tiene que adaptar al casco, haciéndola pasar por el exterior de este la banda elástica que tiene. No tiene que quedar espacio entre la parte superior de la máscara y el casco: este espacio, indicado como un “gap maschera” puede exponer al frío la cabeza. Ultimamente, se ha puesto de moda llevar las máscara enganchada por dentro del casco. Esta elección, sólo es una cuestión de estilo y se puede hacer si el casco se adapta correctamente incluso llevando por fuera la máscara.

Proteger a los niños

Las reglas para probar el casco es la misma que la usada para los adultos, pero para los niños es más difícil describir la sensación que notan con el casco puesto. Asegurate que el casco tenga la medida correcta y que los pequeños no sientan dolor o incomodidad.

No compréis un casco pensando en el crecimiento de los niños: ¡si es demasiado grande, no es seguro!

 

1175x400

Estilo y modelos

Existen tres modelos distintos de cascos: el Full Shell, Half Shell y Full Face.

Full Shell

Estos cascos garantizan una cobertura completa y ayudan a bloquear el impacto de los elementos externos. 

Los atletas usan cascos integrales y normalmente este modelo se aconseja para los niños/as.

Este casco te ofrece una cobertura que ayuda a la protección de tu cabeza y los laterales en la zona de las orejas si esquías a gran velocidad, haces saltos o pruebas nuevas técnicas.

Half Shell

Una protección suave en el diseño del casco hace que este casco sea muy cómodo y popular. Otras ventajas son una mayor libertad y menos aislamiento auditivo.

Full face

El mejor para la seguridad, gracias a una concha de una sola pieza que protege la mandíbula. Estos cascos son óptimos para los esquiadores Big-Mountain que van a gran velocidad y se exponen a situaciones de riesgo, y están dispuestos a sacrificar un poco de su comodidad para ir más protegidos.